Los 500 superordenadores más potentes utilizan Linux

 23/Nov/2017 -   Curiosidades
Los 500 superordenadores más potentes utilizan Linux

Todo el mundo ha oído hablar en alguna ocasión de los superordenadores, dispositivos que tienen una capacidad de computación que alcanzan más de 100 petaflops, una potencia que no alcanza, ni de lejos, ningún equipo personal. A lo largo del año, la web Top500 revela la lista de los 500 ordenadores más potentes del mundo. En su último listado publicado hace unos días, se ha producido algo que parecía inevitable: Linux domina de forma absoluta este listado.

20 años desde su primera aparición

Hay que remontarse hasta el año 1998 cuando este sistema operativo aparecía por primera vez en esta lista. Lo hizo gracias al equipo Avalon Cluster de Estados Unidos, que contaba con 140 procesadores Alpha EV56 y lo hacía en la posición 259. Ese listado estaba dominado por variantes comerciales de Unix como IRIX, UNICOS, AIX o Solaris. Ya por entonces tampoco había presencia de Windows o MacOS, que estaban centrados en equipos de usuarios.

A partir de ese año, la evolución de Linux ha sido espectacular, con un crecimiento imparable, sobre todo en el periodo transcurrido entre noviembre de 2002 y noviembre de 2009. En esos años, se pasó de los 71 superordenadores que utilizaban Linux a  los 448 que lo hacían al final de ese año.

China, el gran dominador

En el listado recientemente publicado, se ve como China se ha convertido en el país que cuenta con mayor número de superordenadores, con 202 en su haber. En el lado opuesto, nos encontramos a Estados Unidos que ha bajado hasta los 143.

Si nos centramos en el superordenador más potente del planeta, por cuarto semestre consecutivo, nos encontramos el Sunway TaihuLight y que está instalado en el National Supercomputing Center, en Wuxi. Actualmente ofrece un rendimiento de 93,01 petaflops.

En el caso del supercomputador MareNostrum español, ha caído algunas posiciones en este listado, pasando de la posición 13 a la 16. Y todo ello a pesar de haber aumentado su potencia de 6,23 petaflops hasta los 6,47 petaflops.

¿Por qué Linux es perfecto para los superordenadores?

Son muchas las razones que han llevado al sistema operativo Linux a ser el elegido por la mayoría de los superordenadores. Entre los principales motivos nos encontramos:

  1. Sistema operativo libre. Al tratarse de un sistema Open Source, puede ser personalizado al 100%. Esto permite tocar cualquier parte del código para mejorar su rendimiento o solucionar cualquier problema de seguridad que pueda ser encontrado.
  2. Menor consumo de recursos. Al ser personalizable, se puede indicar que únicamente se ejecuten las aplicaciones más vitales para mejorar el rendimiento. No como ocurre con otros sistemas operativos que hay que adaptarse a su configuración.
  3. Se trata de uno de los factores más importantes de Linux. Al ser completamente abierto, se puede añadir nuevos módulos sin afectar al resto del sistema operativo. Gracias a esta estructura modular, se puede optimizar mejor los recursos.
  4. Otra de sus características más importantes. Tiene la capacidad para adaptarse a todo tipo de cargas. Gracias a esto, se puede medir de forma sencilla la eficiencia, el consumo y el rendimiento del ordenador.
  5. Al ser totalmente libre, no hay que pagar ningún tipo de licencia por utilizarlo. La única inversión es la referente al tiempo empleado en su modificación.

Ahora que Linux ha llegado a ser el dominador de la supercomputación, sería muy raro que perdiese ese liderazgo. Se necesitaría una gran revolución de hardware para que esto ocurriese. El tiempo dirá si esto sigue así o si aparecerá algún otro sistema operativo capaz de plantarle cara.